Palabras mayores: el rearme de la memoria y el quehacer político  

COAPO

“La incomprensión del presente proviene inevitablemente de la ignorancia del pasado”. 

 “Somos la memoria que tenemos y la responsabilidad que asumimos, sin memoria no existimos y sin responsabilidad quizá no merezcamos existir.” José Saramago


Estos espacios de las redes sociales, se han transformado en la expresión del día a día de nuestros intereses, sean colectivos o individuales. Lo que podría ser una poderosa herramienta de información, difusión y debate en la construcción de conciencia social y romper con ese inmovilismo y demonización de la izquierda y la política. Se transforma en catarsis, en eternas descalificaciones y ataques personales, muchos de ellos infundados. La derrota a partir del 11 de septiembre marco a toda una generación, repercutiendo en las generación posteriores.

Quienes fuimos parte de esa hermosa y alegre  generación que creyó que era posible cambiar la sociedad burguesa y construir el futuro socialista y revolucionario. Hoy las nuevas generaciones con su escasa formación política, buscan construir su futuro, viven las condiciones de su tiempo…no aceptan a los “viejos” en la participación de espacios de articulación de organización y lucha. 

Hoy debemos pasar a palabras mayores y actuar con toda la fuerza de la historia…

El continuar el ritual de marchas sin un objetivo superior, que implica conocer  el correlato del accionar y sus resultados.  Desde el 2006 las movilizaciones estudiantiles parecían desatar una verdadera “primavera” en Chile y los emblemáticos dirigentes provenientes la mayoría de las denominadas capas medias y no desde los sectores populares, lograban instalar un discurso político de cambios, que en algunos casos derivó en la llegada al Parlamento y terminar por acomodar su discurso, dentro de la cancha marcada en la transición pactada con la dictadura.

No basta con rezar el título de la película de Aldo Francia 1972, representa justamente ese compromiso por no callar antes las injusticias y asumir un rol combativo más allá del discurso. 

Estos días hemos asistido al acto de provocación, del lanzamiento de un libro escrito por un colaborador de la cni, el periodista Patricio Amigo…buscando instalar la impunidad de los crímenes cometidos por Álvaro Corbalán

Este patético espectáculo del pinochetismo, sólo pudo suceder en Chile, esto en Argentina o Uruguay jamás se hubiera permitido. Un grupo se hicieron presente a las afueras del céntrico hotel para repudiar este shows mediático de los violadores de los DDHH. 

La valentía de la compañera Patricia Zalaquett, de encarar a estos criminales, hizo la diferencia…La verdad debimos haber sido miles pasando a palabras mayores y actuando, en esto me incluyo haciéndome la autocrítica…

Para entender este estado de inmovilismo y reacción, debemos recorrer la historia de lo que ha sido y significado el 11 de septiembre, una fecha que debería ser una jornada de protesta y no en un paseo de domingo de misa.


Entre 1982 y 1987, el 11 de septiembre se mantuvo como una fecha de protesta en el marco de una creciente oposición al régimen militar. Dichas protestas expresaban mayores grados de organización y masividad que en años anteriores. La crisis económica de 1983 jugó un rol fundamental como detonante del descontento popular, el que se expresaba en manifestaciones que se tornaban cada vez más radicales y violentas. Se comenzaron a organizar grupos opositores a la dictadura militar conformados por partidos políticos de centro y de izquierda, así como también por movimientos sociales de diversa índole, entre los que podemos mencionar sindicatos, agrupaciones estudiantiles, agrupaciones poblacionales y organizaciones de defensa de los derechos humanos.


“Los fracasos militares de 1986 fueron muy importantes en la lucha de las oposiciones. Permitieron dar vuelta a los vacilantes y obtener argumentaciones para debilitar una política que hasta entonces encontraba fuerte justificación ética en la reiteración de la violencia represiva y justificación política en el inmovilismo” 


El año 1990 es el primero en que las conmemoraciones del 11 de septiembre se realizan en está pseuda democracia. Este sentido especial fue realzado por la realización, en los días previos, del entierro oficial de Salvador Allende en el Cementerio General. A diferencia de años anteriores, la marcha comenzó en el centro de Santiago, para terminar en el mausoleo de Allende. 


“… los conflictos en la vía pública y en el Cementerio General, que irían agudizándose en los años siguientes y que marcan uno de los principales quiebres de las memorias compartidas por la oposición en la época de la dictadura: la separación entre la postura conciliadora y de “día triste y de reflexión” del gobierno concertacionista y la postura de lucha por encarcelar a los culpables de las violaciones a los derechos humanos, que reivindica abiertamente y confronta con la derecha la obra y las figuras emblemáticas de los caídos en 1973 y en los años siguientes: Salvador Allende, Víctor Jara, Miguel Enríquez, y el conjunto de los ejecutados políticos y los detenidos-desaparecidos” 


En 1991 la marcha del 11 de septiembre convocó a miles de personas bajo la consigna “Marcha por la dignidad y esperanza del pueblo chileno”. En La Moneda, el gobierno realizó un acto de homenaje a los caídos el 11, bajo la lógica de la reconciliación. 




Desde el año 2000 hasta el año 2006 la marcha pasa por un costado de La Moneda: la calle Morandé. Ahí los manifestantes se detenían frente al lugar donde se ubicaba la puerta de Morandé 80 y desde el año 2003 donde se la reconstruyó.

 En la misma calle, al llegar a la Plaza de la Constitución, la marcha se detiene nuevamente frente a la estatua del presidente Salvador Allende.


Desde las agrupaciones de DDHH, se llega a un acuerdo para trasladar la conmemoración del 11 para el día domingo, renunciando al legítimo derecho de rendir homenaje el día 11 a los caídos y asesinados. 


En los últimos años un grupo de compañeros ha impulsado, la denominada marcha al revés. Sin lugar a dudas todo un simbolismo y sentido de protesta, pero que no romper con la imposición de invisibilidad del 11 de septiembre, otorgando un carácter casi festivo a la fecha. La memoria tiende a laudar en el olvido cómplice, o está apatía del sistema que nos sumerge en el consumismo e individualismo. 


acción rearme.

Los que hoy se conoce como marcha al revés, tiene como referencia la iniciativa organizada por un grupo de académicos de la Universidad Arcis,  psicólogos sociales y una historiadora. La marchaRearme fue organizada en torno a una acción central: el traslado, desde el Cementerio General hasta La Moneda, de una reproducción del Memorial del Detenido Desaparecido y del Ejecutado Político. Para eso se produjo una gigantografía de dicho memorial, que luego fue cortada en 64 piezas que fueron repartidas entre diversas personas que se habían responsabilizado de llevarlas de vuelta al centro de la ciudad. Al unir estas piezas, en manos de los marchantes se lograba una imagen del memorial, esto fue llamado acción rearme. Los organizadores de está iniciativa en el 2005, señalaban el significado: El nombre era provocativo, pero también polisémico. La foto del afiche y el lema propuesto “MarchaRearme una posibilidad de resignificar y dar nuevos sentidos a la memoria social…” apuntaban directamente a pensar en el rearme de nuestra memoria. 


Tanto la idea del rearme como un re-tomar las armas y la del rearme como rearmar nuestra memoria tuvieron un efecto político. La primera en términos del imaginario social que movilizaba, asociado a representaciones de enfrentamiento armado, y la segunda, respecto del llamado, implícito a hacerse cargo, como sociedad, de una memoria que se muestra en fragmentos y que, de todos ellos, sólo algunos han ocupado el lugar de los discursos oficiales. El imaginario social movilizado por el nombre, también fue reforzado por los colores escogidos para el afiche y los volantes de difusión, puesto los colores escogidos son el rojo y el negro, asociados históricamente al Movimiento de Izquierda Revolucionaria.









Anuncios

Autor: TV NOTICIA AITUE

...parte de esa cultura de vida y dignidad de nuestros pueblos.-

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s