En la senda del combatiente

COAPO
 

MIR en el año de la rearticulación



«Cuando el dolor/la sangre, el odio y la muerte/son necesarios/miles de manos se tienden/para tomar las armas/Acuérdense ustedes de mí/Siempre» Paulina Aguirre


«Ha sido muy difícil, he retrocedido muchas veces, he dudado de lo que pienso, he vacilado y he sentido miedo, pero por sobre todo esto ha primado la conciencia de que este sistema es brutal y sanguinario» Mauricio Maigret



«Gustavo Abel Cabezas se marchó para ir a pelear allá lejos junto a las estrellas, un 17 de Agosto de 1997 la muerte física le sorprendió en un combate en los Altos de Jamundí, cerquita de Calí, capital del departamento del Valle, en el Suroccidente Colombiano.


Una Compañia del Batallón Contraguerrillas “Numancia” nos emboscó en la vereda de San Antonio. Gustavo, que entre nosotros era conocido como “Roberto” en homenaje al revolucionario argentino fundador del PRT-ERP, Roberto Santucho, se integró hace algunos años al MIR chileno y desde hacía poco pasó a formar parte del Ejército Guerrillero de los Pobres-Patria Libre.


La efervesencia política de la década de los setenta lo pillaron adolecente, sin embargo no dudó en militar activamente en la Juventud Peronista, instancia pública de Montoneros. Su vida estuvo ligada desde pequeño a las comunidades de base que sectores consecuentes de la Iglesia Católica Argentina impulsaban en diferentes lugares del gran Buenos Aires, particularmente en la zona sur.


A través de estos sectores conoció la dura realidad chilena en tiempos de la dictadura militar, visitó varias veces nuestro país, estableciendo fuertes vínculos afectivos con pobladores ligados al MIR chileno.


Colaboró en los retornos clandestinos de muchos combatientes, incluído Pablo Vergara Toledo, caído en combate en Noviembre de 1988 y por el cual profesaba un amor incondicional. Las diversas tareas que asumió en el MIR, lo convencieron de la necesidad de empuñar las armas en cualquier lugar del continente, donde la injusticia y la prepotencia de los poderosos oprimen a nuestros Pueblos Pobres.


Marchó así como combatiente internacionalista a las filas del Ejército de Liberación Nacional ELN, asignado a Frente Guerrillero “José María Becerra” dependiente del Frente de Guerra Suroccidental.


Por razones de Seguridad no pudimos asumir antes su muerte, sin embargo sabemos que nunca buscó la gloria, que no fue aprendiz de la soberbia, por el contrario un consecuente artesano de la humildad, de esos que nada gritan al vacío, que nunca posan ante los/as pares, de esos sabios anónimos del Pueblo.


Lo reivindicamos hoy ante ustedes sus hermanos/as, para que le acojan y cuiden su memoria, para que nos alegremos de estos años que no son mera conmemoración de los pasados. Nuestro/as hermano/as de hoy son como cada uno/a de ustedes, ni mejores, ni peores, ni santos, tampoco íconos para adorar.


No creemos en fetiches, en figuras infalibles, lo/as revolucionario/as del siglo que se anuncia caminan silencioso/as por Montañas y ciudades, inventando con cada amanecer la palabra redentora, la revolución por construir, la libertad, esa que aún tiene que enseñar sus alas para echar a volar.


Gustavo se fue, nos cuidará desde donde se encuentre, tal como lo hacen todo/as lo/as rebeldes coherentes que dejaron esta vida en pleno proceso de mejoras.


América, nuestra América se va a liberar. El Movimiento de Liberación Indígena y Popular como siempre camina hacia adelante, no se detuvieron los sueños ni con sables, ni bayonetas, y no se detendrán con los modernos fusiles de asalto, ni con la Guerra de baja Intensidad.


Hermano/as a luchar cada vez más unido/as, respetando las diversidades, a solidarizar con todos los Pueblos Pobres en resistencia, ese fue el compromiso de “Roberto” y es el compromiso del MIR.»

En el año de la rearticulación, Debate Mirista en esa senda de la (R) liderada por Miguel Enríquez junto a los combatientes que forman parte de la historia consecuente y revolucionaria del MIR.

Anuncios