Chile: la situación política nacional 2018

Debate Mirista pública un Documento para la discusión de la situación política nacional (SIPONA).

SITUACION POLITICA NACIONAL, CHILE, 1er SEMESTRE 2018

Luchar, unir y acumular fuerza social revolucionaria, y al calor de esa lucha, de esa unidad, de esa acumulación, ir construyendo el poder material de los Pueblos y los Trabajadores; tal es el camino que nos permitirá alcanzar la victoria

SIPONA PRIMER SEMESTRE DE 2018

AÑO DE LA REARTICULACIÓN

El presente análisis de situación política nacional se realiza en el marco del proceso de rearticulación del Movimiento de Izquierda Revolucionaria MIR de Chile, proceso que se inicia a fines del año 2017 y que busca consolidarse en este 2018. La rearticulación es, precisamente, el elemento central que subyace a esta SIPONA y ello se debe a que los datos de la realidad nos hacen pensar que la centralidad táctica del periodo (que puede prolongarse por un par de años) viene a ser la recomposición orgánica del mirismo, dando énfasis a la cristalización de su nuevo corpus político-ideológico y a un fortalecimiento de los aspectos subjetivos. Dichos esfuerzos deben ir de la mano con el impulso de la lucha rupturista, de la suma y acumulación de fuerza social revolucionaria, junto a la creación del poder material de los Pueblos y l@s Trabajador@s, factores que allanarán el camino hacia la victoria popular. Sin duda, la articulación de estos empeños y factores asegurarán la construcción de un partido revolucionario fuerte, con un programa clasista, enraizado en el movimiento popular y capaz de convertirse en el eje de la convergencia y unidad de las organizaciones hermanas del anticapitalismo, todo lo cual permitirá al conjunto de las fuerzas revolucionarias y populares abrir un nuevo periodo de la lucha de clases en Chile.

Reivindicamos lo dicho por el compañero Mario Benedetti, en su obra Pedro y el capitán: “Tenemos que recuperar la objetividad como una de las formas de recuperar la verdad, y tenemos que recuperar la verdad como una de las formas de merecer la victoria”. Y objetivamente no se atisba la existencia de una crisis nacional, como si la hubo desde 1982 a mediados de 1986, producto de la fractura que afectaba por entonces al bloque en el poder. Es decir, ni por arriba ni por abajo se aprecia la apertura de una crisis nacional, la cual pueda gatillar algún estallido social trascendental. Por lo tanto, todo indica que la etapa de rearticulación del MIR se inserta en un difícil y largo proceso de acumulación de fuerza social revolucionaria, la que tendrá que venir a catalizar la transformación revolucionaria de nuestra formación.

Es decir, ni por arriba ni por abajo se aprecia la apertura de una crisis nacional, la cual pueda gatillar algún estallido social trascendental. Por lo tanto, todo indica que la etapa de rearticulación del MIR se inserta en un difícil y largo proceso de acumulación de fuerza social revolucionaria, la que tendrá que venir a catalizar la transformación revolucionaria de nuestra formación.

La contradicción principal que cruza todos los aspectos de nuestra formación social y que ésta SIPONA hace suya, se puede sintetizar en: burguesía monopólico-financiero versus los Pueblos y l@s Trabajador@s.

Recordemos que el reflejo de lo económico en la esfera jurídico-política se verifica en la constitución política de 1980, de factura dictatorial, la cual consagra la hegemonía de la burguesía monopólico-financiera sobre todas las esferas de la vida social y que lo único positivo que contiene dicho cuerpo legal es que, como resultado de su rol concentrador y excluyente, nada se puede obtener sin luchar directamente contra el Estado. Participar de los mecanismos electorales establecidos por la carta fundamental de 1980, sólo permite otorgar legitimidad al poder de los ya poderosos y no se ajusta a la tradición de lucha de l@s revolucionari@s, la cual se potenció entre 1982 y 1986. No está de más recordar que lo electoral no es una forma de lucha.

Entenderemos por Bloque en el Poder como el conjunto de las fracciones que componen la burguesía. En dicho bloque existe una fracción burguesa que detenta la hegemonía, o sea, que determina el proyecto histórico del Estado capitalista, y en Chile -desde 1973- ésta corresponde a la fracción monopólico-financiera, quien impone su hegemonía al resto de la fracciones burguesas y al conjunto de las clases subalternas. Ella hace pie no sólo en los momentos de la producción y la banca, sino que se extiende al momento de la circulación de las mercancías, en el momento de la realización del capital.

Entenderemos por Bloque Político de Estado, a los grupos políticos, sociales e ideológicos, mantenedores-sostenedores del Bloque en el Poder. No son, entendiendo la autonomía relativa de los aparatos de Estado, reflejo inmediato y directo del Bloque en el Poder (de ser así, la dominación burguesa sería más grotesca de lo que ya es). En este Bloque Político de Estado se inscriben la derecha, la exConcertación y hoy Nueva Mayoría (incluido el PC), el Frente Amplio, las iglesias, los medios de comunicación de masas.

Y por encima, detrás, como en sordina podríamos decir, de todo este entramado: el imperialismo.

La Brigada de Propaganda del MIR, que lleva el nombre del querido y recordado Compañero Luis Barra García, entrega esta SIPONA como un aporte a la rearticulación del MIR. Que la Historia nos aclare el pensamiento y nos ayude a ganar ésta guerra que comenzó hace siglos.

Anuncios

Autor: TV NOTICIA AITUE

...parte de esa cultura de vida y dignidad de nuestros pueblos.-

2 comentarios en “Chile: la situación política nacional 2018”

  1. Creo que lo principal que puede ayudar a tener un partido fuerte, clasista, es principalmente, que los militantes de ese partido, estén en y con las masas y desde allí hagamos las propuestas y postulados. Desde allí la realidad se ve de manera mucho menos subjetiva. No desde afuera de ellas. No nos tomemos su representación o liderazgo.

    La lucha contra el estado burgués es y ha sido siempre el eje central de todos los movimientos revolucionarios en el mundo, a esto en nada altera la constitución de Pinochet, ella no cambia el fondo del asunto.

    No es correcto para nada afirmar que participar en los mecanismos electorales, signifique a prioiri y absolutamente otorgar legitimidad al poder, ni en esta ni en otra constitución burguesa.

    En cuántos lustros más creen que tendremos las fuerzas suficientes para ir de frente contra el estado? Y mientras no tengamos esas fuerzas qué hacemos? No importa el sufrimiento el pueblo… l verdad es que los plazos serían larguisimos en cualquier caso

    Que “participar en elecciones no se ajusta a la tradición de los revolucionarios”, No es corrrecto ni verídico, esto lo digo tomando el mundo entero, no solamente Chile. Tampoco sólo los años recientes en el país, hacer eso es cerrarse a una realidad mucho más amplia y profunda. (ver documentos de Recabarren en mi blog) Los de Lenin son varios, pero no tengo el tiempo de buscarlos supongo que son fáciles de encontrar.

    Ya son varios los países en el mundo que han llegado o al poder o a una parte importante de él participando en las elecciones dentro el aparato burgués del estado. Los países bolivarianos y Nicaragua, incluso Portugal. Ahora acaba de ganarlas elecciones en México AMLO, las habrán cagado ellos? Las habrá cagado Allende? (que tanto admiramos todos)…

    Entender “como bloque político de estado” al Frente Amplio es hasta grotesco, ya que esencialmente el FA se plantea una lucha frontal contra el neoliberalismo, eje fundamental de la herencia de Pinochet. No se plantea la lucha contra el capitalismo, esa es otra etapa, que actualmente nadie se plantea de manera razonable, visto los medios y fuerzas con que se cuenta. Queda muy bien para las consignas, pero no para la lucha cotidiana. Por lo demás el FA no es un grupo marxista-leninista, no le pidamos peras al olmo, o que otros hagan la pega nuestra. Es una coalición de 14 organizaciones dentro de las cuales hay que se plantean la construcción del socialismo como meta estratégica. Al parecer algunos confunden táctica con estrategia. Es algo muy novedoso en Chile y el mundo, todavía hay quienes no logran comprender este fenómeno. Por ahora es una coalición muy joven, apenas un año y medio e existencia, difícil de predecir qué pasará con ella. Creo que hasta ahora, a pesar e algunos errores, va por buen camino. Eso al menos pensamos los revolucionarios que estamos en ella y que la vemos como un buen elemento para avanzar en la ampliación de los horizontes de la masas, la concientización de más gente, el lograr algunos cambios que vayan en beneficio de los más humildes. En fin, estamos por todas las formas de lucha. No descartamos ninguna a priori.

    Aun que se lograse la unión de todas las fuerzas miristas, cosa que espero fervientemente, el peso específico que tendríamos no sería muy grande, al menos al principio, desgraciadamente, visto la poca cantidad de militantes, visto el poco o nulo enraizamiento en las masas de los humildes. No tomemos nuestros deseos por una realidad. Nos falta mucho, para llegar a ser una verdadera y efectiva rearticulación de todos y más aún para tener un peso específico en la sociedad. No sembremos falsas expectativas, que el porrazo puede ser muy duro. Es mejor ser realistas y pragmáticos

    La objetividad no existe, la verdad no existen de por sí y porque sí, nos podemos acercar a ellas, pero no hay un absoluto, ya que la realidad, analizarla, depende de los ojos con que se miren. De los valores que hemos aprendido, de los prejuicios que tenemos, de los valores éticos y morales científicos, todo eso es algo que incluso, se forman independientemente de nuestra voluntad, ya que no manejamos todo en nuestra mente.

    En muchos compañeros hay un grado bastante alto de sectarismo, cosa que no ayuda para nada, en ninguna circunstancia, nos impide avanzar en la unidad y en una política de alianzas. En algunos prima incluso un dogmatismo, se aferran a valores como si fuesen palabra divina, lo curioso es que a menudo no esos valores o principios, tienen asidero alguno en algún texto marxista-leninista relativamente antiguo o moderno, incluso en los propios escritos del MIR .

    Entre otros, Lenin y Recabarren, han hablado sobre la participación en elecciones dentro del aparato burgués del estado. Nadie se opone, según los pocos conocimientos teóricos que tengo, a que se participe como principio fundamental de algo, pero sí los dos mencionados, ponen ciertas condiciones para dicha participación, la principal, es la que es algo táctico y hace para luchar contra el estado y sus aparatos.

    Por otro lado una participación permita al menos de hacer algunas mejorías en beneficio de los humildes. A estos no les interesa para nada la pureza ideológica o táctica de las acciones, sino que se mejoren sus condiciones de vida en la gran mayoría de los casos. En realidad la gran mayoría de la gente no ha escuchado hablar nunca del socialismo, menos de los tipos de socialismo que pueden haber. Bueno quizá si han oído hablar, pues se le estigmatiza todo el tiempo en todos lados y en la tele en particular y la tele es el principal instrumento por el cual la gran mayoría de la gente “se informa” y se divierte, quedando presa de la manipulación mental y doctrinaria que transmite, estando ensimismados con el consumismo y el individualismo .

    En cuanto a las fuerzas proletarias con las que podríamos contar, estas son realmente muy pocas, con apenas un 12% de sindicalizados, dentro de los cuales muchos no es por conciencia de clases sino por reivindicaciones sectoriales propias.

    La pega que tenemos por delante es colosal, por eso es aun más importante tener las cosas claras y el espíritu abierto, sino continuaremos asilados de las masas y de otras corrientes de pensamiento y acción y como dijo el Ché, tememos que endurecernos, pero sin perder la ternura. La empatía y la fraternidad deben imperar en nuestro accionar y lenguaje.

    Recordemos que el propio Marx dijo que no hay que ser dogmático
    Recordemos que la táctica se hace según las fuerzas en presencia, según el momento histórico… según tengo entendido dicen el materialismo histórico y dialéctico, lo que era verdad ayer no lo es hoy, como en toda ciencia que se amerite de tal, desde un punto de vista científico, sobre todo si el ayer de referencia tiene más de 45 años!!! La estrategia es otra cosa, que no hay que confundir con la táctica. Lo estratégico, en gral. no cambia, al menos no de fondo.

    Por ejemplo muchos reclaman por los pacos que pasan multas a todos los comerciantes ambulantes, músicos callejeros y otros, resulta que ellos no hacen más que aplicar los reglamentos o decretos municipales…no sería mejor que luchemos por cambiar esos reglamentos participando en las municipalidades?

    Comprendo que a algunos no es caiga bien participar en elecciones, eso no es lo principal, cada uno con sus gustos, pero el análisis teórico debe tratar de ser lo más correcto desde el punto de vista racional y científico. Así podemos distinguir mejor amigos de enemigos aliados reales o posibles.

    Les pongo dos enlaces con documentos que creo importante, o al menos interesantes y a tomar en cuenta, independientemente de donde venga, yo no me fijo en eso para valorar algo. Con el primero tengo muchas coincidencias con el segundo no.

    EL PARTIDO REVOLUCIONARIO CHILENO: EL REFERENTE QUE NO CUAJA – N°1
    julio 25, 2018

    Como parte del Comité Editorial, durante los siguientes días publicaremos una serie de documentos que se encontraban “perdidos en el tiempo”, pero que creemos son necesarios en la actual coyuntura. Pensamos firmemente que la única forma de avanzar es discutiendo y debatiendo para seguir fortaleciéndonos.

    https://sergiomedinaviveros.blogspot.com/2018/07/el-partido-revolucionario-chileno-el.html

    La izquierda chilena: ¿es hoy una fuerza de oposición al neoliberalismo?

    por Rodolfo Saldivia Lillo 27 julio, 2018

    El peso social de la izquierda, el que se proyecta más allá de lo electoral, es fundamentalmente de carácter cultural y obedece a la presencia autónoma de una izquierda cultural, pluriclasista y mayoritariamente joven, la cual es hoy claramente identificable a lo largo y ancho del tejido social. Esa multitud de personas no hace parte de una nueva izquierda partidaria y no está encuadrada ni conducida por ninguna de las orgánicas políticas que se reclaman de izquierda (desde al PS al Frente Amplio).

    https://sergiomedinaviveros.blogspot.com/2018

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s