La Hoja de ruta de una agenda propia comunicacional

 

 

 

 

 

Los medios hegemónicos de comunicación  son los que van marcando la pauta de la verdad institucional al servicio de una minoría,  la verdad es que carecemos de una agenda propia,  como medios de prensa popular somos reactivo  a lo que  el enemigo  instala en la noticias.  No se logra visibilizar nuestra información periodística,  no generamos contenidos informativos, a lo sumo la denuncia y el lamento por los hechos. No se logra llevar un mensaje de propuesta, ni resaltando nuestro breviario político propio.  La realidad es que continuamos usando la agenda que nos imponen  los medios de prensa.

Desde los centros de poder se instala y se impone esa verdad oficial, que los medios hegemónicos se encargan de difundir el mensaje de dominación.  La izquierda históricamente no le ha dado la verdadera importancia de la información propia periodística,  se confunde el activismo político partidario,  con publicaciones  que vomitan propaganda dirigida a los convencidos.  Se publican pasquines que nadie lee y mucho menos logra llegar con un mensaje claro a la gente.

Vemos  en las redes sociales una avalancha de medios de prensa, que pereciesen competir por quien denuncia más, algunos de ellos eminentemente sensacionalistas al mejor estilo de   esa prensa amarilla.  No se entregan una propuestas ante los hechos noticiosos, no hay una línea editorial de contenido propia.  No es suficiente con decir zona de sacrificio y denunciar,  hay que ser capaz de ir más allá de la noticia, profundizando en las causas de la contaminación y la relación que se genera en la población.  Hay que comenzar a pensar por sí mismo y no embarcarnos en guerras que no existen, con ejércitos que están en el imaginario de las ideas y no en la realidad.

Esto nos desvía del objetivo de informar desde nuestra propia agenda,  haciendo que estemos enfocados en lo que paso, mientras el enemigo va varios pasos adelante trazando su propia agenda de intereses.

Por otra parte, el continuar creyendo que el democratizar la comunicación, con repartija de frecuencia de radio y televisión se   va a lograr  generar cambios de  cómo se transmite la información.  La verdad es que solo se logra captar una mínima audiencia, no existen bancos de contenidos de donde nutrir la información propia.  Se actúa bajo cierta lógica de mercado que instala la competencia y no se logra establecer una Red  o Asociación de Prensa Popular Libre.

La pregunta es a quienes queremos llegar y tener un grado de influencia comunicacional: ¿entre los convencidos o la mayoría que no está convencida?

Se hace urgente articular esa Red o Asociación de Prensa Popular Libre, para tener voz en el mundo y lograr generar los cambios sociales y políticos.  Hay que aprender a vernos con nuestros propios ojos,  para ser visible todo aquello que se esconde detrás de la noticia institucional del poder hegemónico.  Hay que usar nuestro propio formato que sea cercano al pueblo, que se sienta identificado y con esa identidad de clase.

Hay que ser capaz de ir hacia una línea editorial a seguir, que nos identifique en el trabajo periodístico,  entregando claros contenidos en el tratamiento de la noticia.  Por ejemplo una pauta informativa semestral;  la reforma en las pensiones, el alza de los combustibles, el eje de los gobiernos de derecha en la región y la represión al pueblo mapuche. Por intermedio de esa pauta informativa  informamos y difundimos por todas las plataformas usando las herramientas de las redes sociales.  Esto generaría una cantidad de contenido y lograría tener un impacto noticioso. 

La derecha sabe vender esperanza y propuestas que la gente quiere escuchar,  obviamente nunca va a cumplir o si tuviese una demagógica intención  sabrían cómo hacerlo y disponer de la administración de los recursos.  La izquierda no sabe vender esperanzas al pueblo y se queda en los discursos ya conocidos. 

Hay que tener presente, que la sociedad esta despolitizada viviendo la herencia de la dictadura y sus leyes. . Los medios no pueden ser parciales ante la dinámica de los tiempos y a la subjetividad del individuo y la sociedad.  La neutralidad periodística no existe, somos parte de los hechos y no somos meros observadores.  Hay que recuperar el pensamiento crítico, dejar a un lado esa prensa de panfleto que sólo aporta ostracismo  de la ideología del marxismo leninista, con un lenguaje que no es leíble para la gente.  Repitiendo consignas y una burda campaña,  ello no aporta a que la izquierda logre llegar con su propuesta y se carece de ese hilo conductor.   

 

Dentro de esta hoja  de ruta de esa agenda propia, es fundamental lograr dejar de lado los personalismos, las viejas prácticas sectarias de la izquierda y todo aquello que nos desvía de los objetivos que compartimos como proyecto político a construir. La Red o Asociación de Prensa Popular Libre esta llamada a ser esa poderosa herramienta, que nos permita instalar una agenda propia de contenidos e información periodística.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

El fascismo un peligro que recorre Latinoamérica

El fascismo es una realidad que no podemos negar, tienen una amplia red de apoyo a nivel internacional, cuentan con recursos económicos y medios de comunicación que difunden sus mensajes mediáticos.

En la marcha organizada por evangélicos en Santiago de Chile, actuaron en complicidad con pastores que promueven el odio, contra quienes demandan derechos y libertades de géneros.

Desde las redes sociales grupos fascistas denominados “Movimiento Social Patriotas” promovieron su presencia en la marcha de los evangélicos, con paso marcial encabezaron el recorrido entre los aplausos de los evangélicos.

Estos grupos están reclutando gente a lo largo de Chile, promueven iniciativas de campañas sociales en los sectores populares, llevando mercadería o participando en operativos civiles.

Mientra la izquierda revolucionaria continúa dividida, discutiendo si se debe usar o no la definición de popular, o si se debe participar dentro o fuera de la legalidad institucional del sistema. La derecha se ha posicionado políticamente y emergen con propiedad estos grupos nacionalistas fascistas.

Ana González: “Y aquí sigo luchando ”

Ana González perdió en dos días a cinco miembros de su familia. Sus hijos Manuel Guillermo (22), casado, dos hijos, gásfiter; Luis Emilio (29), técnico gráfico, ex dirigente sindical; junto con su mujer, Nalvia Rosa Mena (20), embarazada de tres meses, dueña de casa y madre del pequeño de dos años y medio Luis Emilio Recabarren Mena, “el puntito”.

Armando Romero

Radio TV Liberación

Sin Verdad, sin Justicia

“Hay que buscar para no perder la esperanza, aunque sea entre nosotros, entre encuentros sencillos” Ana González de Recabarren

“Señora, que no termine nunca en usted su espíritu de lucha” General Bachelet

Santiago de Chile, Ana González ha fallecido el 26 de octubre de 2018 sin Verdad, sin Justicia. Mientras los victimarios son indultados o reciben beneficios.

Anita una mujer que no eludió el hablar de perdón, de misericordia hacia quienes quisieron matarla en vida. “Yo todavía lo estoy pensando y lo seguiré pensando. Tanto crimen, tanta violencia, tanto daño a la familia, al pueblo de Chile, a los jóvenes, a los niños, eso no lo perdono, a no ser que reconozcan que lo que hicieron fue muy criminal, y eso no ha pasado como debiera haber sido”.

Pase o no pase, ahora o en el momento en que lo determine la historia, “la gente tiene que seguir organizándose”, no se cansaba de decir Ana, quizá como su último llamado a un pueblo que la tendrá por siempre en su memoria.

“Confiadamente seguiré viviendo, soñando, esperando el día inexorable del despertar del pueblo”, escribe Ana González de Recabarren en sus memorias como testimonio vivo de una luchadora de mil batallas.

…”recuerdo que a los 17 años fui invitada una reunión del círculo de estudiantes comunistas “ el 2002 renuncia al PC manteniendo un silencio de sus razones para dejar de militar en su partido de toda la vida.

La casa de los Recabarren González, a pasos de Santa Rosa con Sebastopol, en San Joaquín. es parte de ese país perdido, de esas historias atrapadas en la memoria viva que no lauda en el olvido. La entrada de la casa de Anita es una galería llena de retratos y recuerdos de toda una vida de lucha y testimonio, las fotos del Che Guevara, Salvador Allende, Volodia Teitelboim, el cardenal Raúl Silva Henríquez rodean retratos de Ana acompañada por quienes recorrieron junto a ella el camino de la búsqueda.

La reja se cerró a los pocos días de no volver Manuel, quien fue dirigente gremial de los gráficos, presidente de los sindicatos de la Editorial Universitaria y Editorial Nacimiento, y presidente de las Juntas de Abastecimiento y Control de Precios (JAP) de San Miguel, militantes del Partido Comunista desde su juventud. Esa puerta volvió a ser abierta tras la muerte de su hija Anita María en 2007…en esta ocasión volverá a ser abierta para el último viaje de Ana González Recabarren.

Sentada con esa mirada siempre desplegada en los recuerdos: “Queda claro que aquí hay presos de primera categoría, en un país en el que siguen habiendo privilegios para los genocidas”, su voz se escucha en la casa de Ana y Paty, la misma casa que se ha convertido en testigo de la impunidad que se ha sido institucionalizada desde el Estado chileno , al contrario, hoy se refuerza; la misma casa que observó impávida los secuestros de sus residentes; y la misma casa que durante estos largos años era

“Era 1976, yo trabajaba en la Empresa Metropolitana de Obras Sanitarias (EMOS) en la comuna de La Granja. Era la concesionaria del Casino y atendía a los funcionarios, obreros y empleados. Ese 29 de abril, Nalvia, Luis Emilio y Mañungo, salieron de nuestra casa a las 8 de la mañana rumbo al trabajo, una oficina de comercialización de impresos que Luis Emilio había instalado en Nataniel 47 y donde trabajaba con su hermano, su primo Raúl Soto y otros compañeros. Nalvia visitaría a su madre, que vivía en Av. 5 de abril con Av. General Velásquez, y desde allí acudiría a la clínica Madre e Hijo a controlar el embarazo de su segundo hijo. Se acercaba el Primero de mayo y con Manuel, mi esposo, habíamos acordado rendir un pequeño homenaje a los trabajadores. Al desayuno les serviríamos unas empanadas de horno amasadas por las manos de mi Negro.

La tarde del 29 de abril, dejamos todo comprado, guardando en la canasta que acostumbrábamos llevar, lo que necesariamente ocuparíamos al día siguiente. Manuel se acostó temprano. Aparte de ayudarme en el casino, también trabajaba cambiando medidores domiciliarios, cuyo contrato en EMOS lo tenía nuestro cuñado Guillermo. Yo seguí en pie y con mi hijo Vachy nos sentamos en el living a ver una película en la televisión. De pronto recordé que quería pedirle a Manuel su opinión sobre un panfleto con motivo del 1º de mayo que me había encargado redactar el clandestino Comité Local Luis Emilio Recabarren del Partido Comunista, de cuya dirección yo formaba parte.

La película estaba en su clímax cuando lejanamente escucho el llanto de un niño. —¡Vachy!— le digo a mi hijo —Parece que hubiera un niño perdido— y seguimos viendo la película. De pronto, el llanto desgarrador parecía estar en nuestra puerta —¡Vachy anda a ver!— le digo. Desde el dintel de la puerta y gritando me dice —¡Mamá, es el Puntito! Extrañados corrimos a cerciorarnos. Ahí, aferrado a la reja estaba mi nieto llorando desconsoladamente. No quería soltarse. Detrás de él, se encontraba una señora a quien pregunté: “¿Qué hace usted con mi nieto? ¿Dónde están sus padres?”.

La mujer le explicó que iba saliendo de la casa de una amiga, a unas seis puertas de la casa de Ana y Manuel, cuando vio frenar bruscamente un automóvil del que bajó un hombre corpulento con un niño en los brazos al que abandona en la cuneta. Se sube al auto rápidamente y acelera en dirección al sur. —Después de eso la señora desapareció en la oscuridad de la noche— dice Ana.

—Fuimos donde nos indicó y encontramos el peluche del Topo Gigio, el juguete favorito de nuestro nieto, testigo mudo del secuestro de mis hijos— recuerda.

Ana y Manuel se levantaron temprano ese 30 de abril, la verdad es que durmieron nada. Vachy se quedaría con el Puntito y Rodrigo, nieto de 4 años que en ese entonces vivía con ellos, les acompañaría hasta la empresa de Agua Potable. Manuel partió primero, y Ana lo seguiría cuando terminara de vestir a los niños. El ruido del cerrojo al cerrarse la puerta del antejardín sonó como un oscuro presentimiento que hizo latir el corazón de Ana aceleradamente. Esa puerta ha permanecido cerrada desde entonces.

No tardamos más de diez minutos en llegar al casino. Cuando me bajo del micro y voy a entrar por el pasillo del agua potable, veo que está toda la gente afuera del comedor. Ahí dije “a Manuel lo detuvieron”. Porque tenía que estar abierto el casino. Quería gritar, vociferar contra los mal nacidos, clamar al cielo, pero al mirar los ojos de inocencia de mi Rodrigo me calmé. No podía transmitirle semejante dolor. Con mis ojos llenos de tristeza le sonreí. He seguido manteniendo esa sonrisa a lo largo de estos años, y también la tristeza.”

Después de ese 30 de abril no quedó nada más que el silencio de afuera, de la calle sin confianza, delante de esa reja que permanece clausurada con una gran cadena. Se cerró así porque el sonido del picaporte hacía temblar a Ana a diario con un ruido falso, el mismo ruido que eternizó a la dictadura.

El 28 de enero de 2004, Ana escribió “Carta de Ana González a Juan Emilio Cheyre”, a quien le decía: “Yo sufro por los mágicos y soñadores 21 años de mi nuera Nalvia, embarazada de tres meses, por mis hijos Luis Emilio y Mañungo, y por mi esposo Manuel. Todos ellos fueron detenidos y ocultados en el fondo de la tierra. Pero yo no sufro sólo por mi dolor de ausencia, muero un poco cada día al pensar lo que mis amados sufrieron, en la más completa indefensión

Fue en la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos, donde su franqueza y firmeza la hicieron destacar en esos años, siempre alegre Ana se avocó a trabajar por todas las víctimas del régimen. Fueron oposición abierta a la dictadura cuando los partidos estaban proscritos y junto a a Gabriela Bravo de Lorca, esposa del ex secretario general del Partido Socialista y a Ulda Ortíz, Ana viajó a las Naciones Unidas para dar testimonio sobre el exterminio del gobierno de facto a sus opositores.

En una de sus últimas entrevista hablaba de sus memoria que estaba escribiendo, que habían otros temas que demandaban una prioridad en su vida, una mujer directa en decir lo que pensaba…“Este libro debería llamarse Resistiré, que ha sido la constante de mi vida y de tantas otras. Este viaje a la memoria no será fácil, espero no morir en el intento” En otra ocasión reflexionaba del nombre de sus memoria : “Y aquí sigo, conchesumadre”

Bolsonaro: vientos fascistas en América Latina

Las elecciones de Brasil, con dos candidatos en las antípodas ideológicas, también parecen echar por tierra la vieja noción de que en el país prima la búsqueda de acuerdos en pos de la estabilidad y la convivencia.

El candidato de la ultraderecha despliega a sus 63 años una fuerte devoción por las redes sociales, que le han permitido empatizar con un buen número de electores jóvenes. El crecimiento de las redes de Bolsonaro en el último año fue exponencial: de 4 millones y medio de seguidores.

El presentarse como un candidato antisistema, al mejor estilo Donald Trump y a pesar de ejercer como diputado en forma ininterrumpida desde el año 1991, se completa con una exitosa estrategia de victimización dada por las condiciones inusuales en que desarrolló el tramo final de la campaña. Dicha modalidad le dio amplio resultado a Bolsonaro: solamente en Instagram, el candidato casi duplicó en apenas 1 mes el número total de seguidores (de 2,5 millones pasó a 4,6 millones).

Una campaña hipermediática basada en un diseño de ingeniería de la comunicación, con las apariciones públicas del candidato del PSL se desarrollaron puertas adentro de un hospital. Mostrándose como una víctima y el salvador de Brasil. En el 2016 abrazó la fe evangélica para sumar de esa forma a los fieles de esa religión que se calcula abarca al 20% de la sociedad brasilera.

Brasil en el umbral de un gobierno fascista que influirá en la región. Jair Bolsonaro, ex militar, que fue por 25 años diputado oscuro y desapercibido en el Parlamento, que dos de sus hijos también son diputados, que denigra a homosexuales, mujeres, pobres, negros, que justifica la tortura como método en los interrogatorios , que exalta a la Dictadura Militar que se impuso en su país entre 1965 y 1985 y que autoriza a matar a los delincuentes sin contemplaciones, todo indica que sería el próximo presidente de Brasil.

Los mercados financieros se han expresado exultantes por los resultados electorales en Brasil y han subido los principales bonos brasileros, como es el caso del Bovespa. El futuro ministro de economía de Bolsonaro, en caso de que gane las elecciones, Pablo Guedes ya ha señalado los principales objetivos económicos de su gestión: bajar la deuda pública vía privatizaciones y concesiones al sector privado, reducir el déficit fiscal atacando el sistema jubilatorio y ajustando el Estado.

La descomposición ideológica de la izquierda brasileña, sumida en escándalos de corrupción es uno de los factores que han generado un escenario propicio para el fascismo. En Brasil el LavaJato puso contra la pared a altísimos funcionarios, cambistas, banqueros y empresarios por negociados ilícitos. Lo que quedó al descubierto una red institucional de estafas en la administración del PT.

La izquierda, disfrazada o no, es populista y no logró torcer un antiguo sistema de prebendas, arreglos espurios, decisiones injustas. Junto con el PT participaron del saqueo casi todos los otros partidos políticos y gran parte de los congresistas.

En un sólo salto se pasó del extenso apoyo a Lula y su gente a Bolsonaro que usando las redes sociales supo aprovechar el descontento de la gente. Sin escrúpulos de ninguna naturaleza Bolsonaro y su gente se movilizaron vertiginosamente en las redes sociales y en la creación de fake news.

El bombardeo virtual es constante con un diseño de comunicación mediática que supera la realidad, con más de 1000 posteos diarios. La página de Facebook del nuevo pretendiente al máximo poder superando los 7 millones de seguidores y en Instagram es seguido por casi 4 millones de simpatizantes.Deja al PT por el suelo, con un agregado y es que su líder máximo está detrás de la rejas y no saldrá en libertad por un buen tiempo.

Bolsonaro no ha dejado de atacar y desprestigiar a la prensa, al periodismo que no le es favorable o son críticos a lo que representa. Lo acompaña como futuro vicepresidente el ex-general Hamilton Mourao, que supo defender a los torturadores de la Dictadura Militar brasileña. Mourao no utiliza el término “golpe de Estado” el de 1964 sino que lo califica como “Movimiento”. Los militares brasileños siempre han funcionado como un “partido de uniforme”, decidido a todo, si hiciera falta.

Bolsonaro ha sostenido conversaciones privadas con Piñera, estableciendo acuerdos en un eventual gobierno de Brasil. El ABC podría volver a formar parte de un eje de influencia en América Latina, en directo beneficio de los interés económicos de la derecha. Onyx Lorenzoni (64), el hombre fuerte de Jair Bolsonaro, admirador de Pinochet y del modelo neoliberal impuesto en Chile, ha manifestado que una de las primeras actividades de Bolsonaro como presidente, será reunirse con Piñera y Macri.

Desde el hospital después del oportuno atentado, Bolsonaro a usado potencialmente las redes sociales, cosechando un fuerte apoyo entre el segmento etario más joven. Con una juventud que cada vez consume menos televisión, desconoce los diarios y mucho menos lee la prensa de izquierda. La campaña por intermedio de WhatsApp, una red con alta penetración y gran posibilidad de segmentar la llegada, da cuenta de las nuevas dinámicas de la comunicación política. es mucho más que una buena campaña de marketing, está la utilización de la criptografía y el bombardeo de noticias falsas, en una “guerra híbrida” donde intervienen técnicas militares que crean un ambiente de “disonancia cognitiva”. Por otra parte, emergieron denuncias que señalan que el financiamiento de esta campaña sucia de propaganda proviene de empresarios brasileños, que viola la ley electoral del país, al tratarse de donaciones no declaradas.

“Brasil no es un país cordial; es un país violento, con una exclusión social enorme y una de las mayores concentraciones de renta del mundo. Todo esto hace su cotidiano agresivo, de confrontación”, dice el sociólogo brasileño Mauricio Murad.

La urgente construcción de la izquierda revolucionaria chilena

 

 

 

“Queda  claro  que en  toda  revolución  sólo  podrá  tomar  la  dirección  y  el  poder,  el  partido  que  tenga  el  coraje  de  plantear  las  consignas  adecuadas  para  impulsar  el  proceso hacia delante.”

“Lo que podrá sacar a la luz los tesoros de las experiencias y las enseñanzas, no será la apología acrítica sino la crítica penetrante y reflexiva.” Rosa Luxemburgo

 

 

 

Radio TV Liberación Miguel Enríquez;  desde el pensamiento crítico saludamos a las compañeras y compañeros del Movimiento de Izquierda Revolucionaria MIR,  a los militantes de los colectivos y organizaciones revolucionarias que levantan las mismas banderas de la rebeldía y la construcción del partido de los trabajadores.  Hacemos nuestras las críticas de esta izquierda atomizada y dispersa, que hoy carece de la necesaria claridad reflexiva para avanzar en la unidad revolucionaria.

Hacemos un reconocimiento a todos los compañeros que durante estos años de repliegue, han realizado grandes esfuerzos para reconstruir el proyecto histórico de lucha del MIR.   Una experiencia que es patrimonio del pueblo y de estas nuevas generaciones de jóvenes revolucionarios.

Es así, que desde los espacios de organizaciones revolucionarias se está articulando un trabajo político de largo aliento, por su parte, desde los territorios y  los diferentes espacios de resistencia del pueblo se levantan nuevos frentes de lucha.  No es desde los espacios virtuales de las redes sociales que se construye fuerza propia,  mucho menos desde el imaginario de lo que no se tiene o no se es.

En la actualidad, existen sectores que intencionadamente, nos quieren hacer creer  que la reconstrucción del movimiento social no es congruente, o no tiene nada que ver con la toma del poder, o que son dos vías diferentes. Con ello el movimiento popular adquiere  un carácter netamente reivindicativo, que fácilmente es absorbido por el enemigo de clase, al encontrarse desideologizado y políticamente carente de una direccionalidad estratégica.

En consecuencia, pensamos que los principios que dieron origen al MIR y especialmente el Marxismo-leninismo, nos trazó claramente la línea ideológica que debemos clarificar, interpretar, madurar, profundizar y seguir. Con humildad y sentido crítico de nuestra realidad, con un lenguaje claro y objetivos estratégicos que impulsen esa unidad revolucionaria. Retomando ese hilo conductor en los territorios y los espacios de organización y lucha del campo popular.

Es así, que asistimos a un escenario complejo y que exigen nuestros mejores esfuerzos, donde las demandas sociales son coartadas por los partidos políticos que buscan a lo sumo humanizar el modelo neoliberal y las desigualdades sociales. En esta década hemos asistido a grandes movilizaciones sociales/estudiantiles, el surgimiento de organizaciones que al poco tiempo decaen y se dividen. Instalándose una memoria revisionista  que institucionaliza las demandas y logra adormecer la conciencia de lucha de clase.

Creemos que  la unidad es indispensable, pero sobre una plataforma ideológica mínima, sino se con vierte en una organización social más, que  tienden a caer en el desorden y en postulados  reformista, que tiene como resultante el abandono de la dirección hacia la construcción de una sociedad sin clases.

A no dudar, estamos frente a nuevos escenarios y no necesariamente podemos tener una lectura correcta, por lo cual debemos sostener una crítica penetrante de cara al pueblo.  La unidad revolucionaria sin  una plataforma ideológica, no sería más que un planteamiento pequeño burgués idealista, ya que la unidad no puede confundirse con amplitud, universalidad o pluralidad. Siempre debe haber un interés de clase, y el que no quiera terminar con ellas, las quiere mantener, acomodar a intereses ajenos al pueblo. Justamente ahí encontramos las razones del surgimiento de un Frente Amplio

Por ello, la rearticulación de una columna de militantes revolucionarios, en pos de dar una proyección política a las luchas del campo popular, se hace una tarea urgente de reconstrucción de la izquierda revolucionaria. Es una responsabilidad consciente de todo militante revolucionario, sumando las valiosas experiencias de estos años y de las vividas a lo largo de la historia, que en conjunto darán claridad y la necesaria madurez para avanzar.

Reconocemos en los jóvenes revolucionarios que han sabido levantan organización, por ello su participación en esta etapa de rearticulación es fundamental. Desde nuestro espacio de construcción y de lucha, invitamos abrir un amplio debate sobre la rearticulación de la izquierda revolucionaria.  

 

¡¡Los trabajadores deben exigir una conducción revolucionaria y decidida. Deben rechazar los retrocesos y a los vacilantes… Solo avanzando decididamente y luchando, será posible alcanzar el triunfo!! (Miguel Enríquez)

 

¡Quien no tiene valentía para pensar como revolucionario, nunca podrá revolucionar la sociedad!  Lenin.

 

Radio TV Liberación Miguel Enríquez

Octubre de 2018

 

 

 

 

 

Argentina y el nuevo orden mundial

La debacle no es consecuencia de una política errada, sino un diseño para poner al país de rodillas. Los objetivos sobrepasan los imaginarios de la izquierda tradicional.

Radio TV Liberación comparte un artículo escrito por el periodista Claudio Fabian Guevara, que aborda la crisis inducida por el gobierno de Macri.

Una de las debilidades estructurales de la resistencia autóctona frente a los procesos de expansión imperialista es una concepción ingenua sobre los planes del enemigo.

Las agencias transnacionales del imperialismo no sólo han incrementado exponencialmente su poder en los tableros internos de cada país, sino que también son mucho más ambiciosas en sus metas, donde además se operó un cambio cualitativo: superada toda resistencia organizada a la explotación extranjera de los recursos naturales, a la creación artificial de deuda usuraria, y al acceso al mercado interno de cada país, la agenda del Nuevo Orden Mundial para las sociedades periféricas sobrepasa los imaginarios de la izquierda tradicional.

Programa para poner a un país de rodillas

El pasaje del capitalismo industrial al capitalismo financiero ha modificado a tal punto las estrategias de expansión del proceso imperialista que incluso grandes grupos capitalistas locales que antaño podían considerarse socios comisionistas en la explotación de las sociedades coloniales, ven sus intereses ignorados y sus activos depreciándose.

Argentina es una vez más un laboratorio de experimentos de vanguardia en materia de políticas de reconfiguración violenta de la sociedad. En “La doctrina del shock” Noemi Klein repasa cómo ciertas reformas políticas y económicas se introducen a través de desastres o contingencias diseñadas que suman a las sociedades en la confusión, provocando profundos impactos en la psicología colectiva y paralizando la reacción.

La administración colonial de Mauricio Macri ha puesto en marcha en forma acelerada un programa económico que aparece como un diseño premeditado para poner al país de rodillas. Cualquier economía próspera, incluso de los países desarrollados, se hubiera sumido en la parálisis productiva y la estanflación que caracteriza hoy a la Argentina:

La apertura importadora irrestricta provocó un gran desbalance en la balanza de pagos con el exterior, y el cierre progresivo de la industria nacional que quedó desprotegida.
El aumento salvaje de tarifas de servicios públicos desestabilizó no solamente las economías hogareñas sino también la viabilidad del comercio y los sectores productivos que no eran afectados por la competencia extranjera.
La desgravación impositiva de grandes grupos, quita de retenciones al agro y la minería y otras exenciones impositivas a los sectores más concentrados desfinanciaron las arcas públicas y prepararon el terreno para un agravamiento del déficit fiscal, que a su vez fue pretexto para un feroz ajuste presupuestario.
El endeudamiento acelerado que financió este esquema encaminó al país a volver al FMI, que impuso nuevas medidas de achique de gastos, interrupción de obra pública y recortes de programas sociales.

La vertiginosa devaluación de la moneda y elevación de las tasas de interés alimentó una inflación que amenaza desbocarse para convertirse en otro episodio de hiperinflación, y agravó las pésimas condiciones de la economía en su conjunto. Las tarifas de servicios públicos fueron dolarizadas, con lo cual, cada incremento del dólar impacta directamente sobre el costo interno de la producción de bienes y servicios.

El diseño de un colapso inducido

Es evidente que el paquete de políticas conforman un claro sabotaje al país, su aparato productivo y la calidad de vida de su población. Estas NO son las recetas de ningún tipo de capitalismo productivo, que por definición demanda bajos costos de producción (crédito, tarifas y salarios baratos}, protección racional frente a la competencia exterior, estabilidad monetaria, políticas de subsidios sectoriales y planes de desarrollo de las capacidades nacionales.

La debacle económica ha provocado de parte del Gobierno el anuncio de la eliminación de ministerios, miles de despidos en el Estado y más ajustes colaterales. Cualquier estudiante de Economía sabe que la profundización de esta política solo puede agravar la espiral recesiva, acelerando el camino hacia el colapso.

Es decir que, a diferencia de lo que pueden sostener las organizaciones de la izquierda clasista, la administración colonial no sólo está atacando el nivel de ingreso de la clase trabajadora: está minando incluso las bases de sustentación de los propios capitalistas locales. Se trata del diseño de un colapso inducido: el país marcha hacia la cesación de pagos, la parálisis productiva y el desempleo masivo ¿Puede ser sólo torpeza del grupo que gobierna?

Un segundo lote de políticas sugiere que es necesario el desmantelamiento por anticipado de cualquier intento de resistencia y oposición social activa. Pese a tener inicialmente un alto consenso social y gozar de una formidable protección mediática, el gobierno de Cambiemos ha impulsado sistemáticamente líneas represivas muy pronunciadas:

Silenciamiento de periodistas y medios críticos
Encarcelamiento y hostigamiento judicial de líderes de la oposición
Ingreso de tropas y establecimiento de bases extranjeras.

Demolición del aparato productivo, dispersión de los focos de resistencia política e intelectual, militarización del Estado en alianza con potencias extranjeras: este conjunto de tendencias indican que se avecina un shock muy agudo contra la configuración histórica del país, mucho más audaz que una simple redistribución del ingreso.

¿Adónde va el colapso económico argentino?

La pregunta de rigor es: ¿Cuál es el programa del shock que se prepara con este escenario catastrófico?

Sólo tenemos algunas pistas: señales de los mercados, gestos y silencios del Gobierno, y el rompecabezas que emerge del ejercicio de la memoria histórica y el análisis de las luchas anticoloniales del presente.

La agenda oculta del colapso inducido de la Argentina contiene metas del Nuevo Orden Mundial comunes a todos los territorios periféricos. Todos son ruinosos para los intereses de la población, pero el escenario de crisis multidimensional que se está construyendo apunta a presentarlos como “soluciones salvadoras”. Todos, además, contienen un elemento central de la agenda globalista para los pueblos subalternos: la disolución de la identidad y el Estado nacional.

1. Extranjerización acelerada de empresas y otros activos

Esta parte del proceso ya está en marcha, y es la que menos impacta ante la opinión pública por cuanto se suele presentar como un “progreso”: Argentina enfrenta un nuevo ataque extranjerizante de activos y mercados locales. Pero a diferencia de las crisis anteriores, que derivaban de presiones y apuestas desde el exterior, la actual es promovida por el propio gobierno de Cambiemos. Se reclama la intervención extranjera como único medio de conducir al país en esta coyuntura. La debilidad externa en la que Cambiemos ha colocado a la economía argentina es funcional a una entrega masiva de activos por parte de empresarios locales. Desde el comienzo de la crisis externa la caída combinada de los valores bursátiles y la devaluación del peso deprecia a los activos argentinos en un 70 %. La suba del dólar y la incertidumbre económica abre la puerta para que los activos del país sean rematados a precio de oferta. Techint, Aluar, Ledesma y las empresas de la patria contratista se sorprenden con sus ejecutivos encarcelados en una farsa judicial mientras las protecciones arancelarias de las que gozaban en el pasado se cancelan y las acciones de sus compañías se derriten en Wall Street. Los fondos buitre están comprando esos papeles a precios de remate. Y el deterioro promete proseguir.

El proceso de extranjerización de la economía -compras, fusiones y absorciones, que pueden ser presentadas como “inversión extranjera directa”- se puede acelerar con una “inyección de confianza”. ¿Cómo impulsar “reformas de fondo” que recuperen el optimismo de los inversores?

2. Adopción del dólar como moneda oficial

El panorama actual se parece mucho al de 1989, cuando la hiperinflación que signó el fin del gobierno de Raúl Alfonsín fue la antesala de la Convertibilidad, un sistema que “rescató” la economía argentina con una paridad 1 a 1 del peso argentino con el dólar. Aunque fue presentado como una “genialidad” del entonces ministro de Economía Domingo Cavallo -un integrante del Council of Foreign Relations- la Convertibilidad fue un proyecto vendido “llave en mano” por el Citibank y el Chase Manhattan al gobierno de Menem, que contuvo la inflación e inició una década de extranjerización de la economía con fuerte crecimiento del consumo interno.

El experimento terminó en la catástrofe del Corralito de 2001, pero los planes de profundizar el modelo incluían la adopción del dólar como moneda oficial. En Diciembre de 2001 un ensayo titulado “Cómo dolarizar en Argentina”, firmado por Kurt Schuler y Steve H. Hanke, afirmaba: “Las políticas que la Argentina ha seguido han llevado a su economía a un punto muerto. La incertidumbre sobre el futuro del peso se ha transformado en el obstáculo inmediato más grande para el crecimiento económico”. ¿Alguna similitud con el escenario actual?

En 2018, los diarios financieros han vuelto a hablar de dolarización en Argentina. Y Steve Hanke ha vuelto al escenario. Padre de la dolarización de Ecuador y Montenegro, le recomienda a Macri la dolarización como remedio para salir de la crisis. ¿Volverá el proyecto que el establishment financiero no pudo imponer después de la debacle de 2001?

La importancia del proyecto excede el contexto argentino. La necesidad imperial de mantener la hegemonía del dólar ha sido más importante que la explotación del petróleo en la historia de la última década. Hoy, con un enorme bloque emergente de países -encabezado por Rusia, China, India y otras gigantescas economías- encaminado a buscar un sustituto al dólar como moneda de referencia internacional, la dolarización de Argentina sería una conquista de alto contenido simbólico: la primera experiencia en un país de gran extensión e importancia geopolítica, y un capítulo que podría iniciar un ambicioso proceso continental.

La dolarización de tarifas de servicios públicos y de carteras financieras, y los contactos para un acuerdo directo con el Tesoro de EE.UU. ante la actual crisis, parecen pasos convergentes.

Sin embargo, las condiciones para un reemplazo del peso argentino por el dólar requeriría de parte de Argentina de un monto de reservas internacionales que país viene perdiendo aceleradamente en la actual crisis cambiaria. ¿Cómo financiar esa operación?

3. Cesión de territorios en canje de deuda

El debilitamiento de los estados nacionales para reforzar la supremacía del poder financiero internacional es una premisa del Nuevo Orden Mundial que se verifica en diferentes escenarios del mundo. En este contexto, la Patagonia aparece como una prenda de cambio perfecta para “rescatar” a la Argentina de otra “crisis”.

En los años turbulentos del 2001, cuando Argentina cayó en cesación de pagos, la prensa global llegó a sugerir que la Patagonia, inmensamente rica en recursos, fuera separada del resto del país para servir de mecanismo de pago de la deuda en default. Años después el profesor de Harvard Richard N. Cooper, escribió una propuesta en consonancia con el pensamiento de Anne Krueger (entonces titular del FMI] para someter a las naciones endeudadas a procesos de quiebra con el fin de que los activos sean liquidados y los ingresos resultantes distribuidos entre sus acreedores, bajo la guía de un tribunal global.

La Patagonia argentina ya es un territorio internacionalizado. La compra masiva de tierras por parte de extranjeros en Argentina, que lleva décadas, había sido reglamentada en 2011 por el Congreso, disponiendo un límite del 15 por ciento de las tierras cultivables del territorio nacional, y hasta 1000 hectáreas por persona. La administración colonial de Macri, por decreto, eliminó estas restricciones, y el proceso de adquisición masiva de tierras se profundizó. Ya hay extensos territorios en el sur argentino que funcionan como micro estados, con su propia red de carreteras, aeropuertos, fuerzas de seguridad y fuentes de energía, como las propiedades del magnate británico Joe Lewis.

La entrega de tierras patagónicas a cambio de asientos contables que alivien la artificial deuda argentina podría efectuarse sin necesidad de una partición formal del Estado, o de una “declaración de independencia” de un grupo de colonos. El “negocio” de la Argentina podría disfrazarse mediante la cesión de tierras a ONGs o poderes privados que administren un territorio bajo la modalidad que Boaventura de Souza Santos denomina “nuevo gobierno indirecto”: el Estado se retira de la regulación social y poderosos actores no-estatales obtienen control sobre las vidas y bienestar de vastas poblaciones, la tierra, el agua potable, las semillas y los bosques.

El ”negocio” para el Tesoro nacional podría ser presentado bajo la forma de la cesión de territorios diminutos. Sin embargo, siempre existirá el potencial de que sean expandidos de facto mediante la ocupación progresiva o la guerra. Hace falta señalar que, a la par de políticas de desguace y debilitamiento del Ejército argentino, la administración colonial de Macri ha autorizado el ingreso de tropas extranjeras y la instalación de una base estadounidense en Neuquén, a las puertas de la Patagonia. En alianza con el Ejército británico en Malvinas, la zona aparece bajo estrecho control extranjero.
colapso 2018

El Secretario de Estado de los Estados Unidos, Rex Tillerson, participa en una conferencia de prensa conjunta con el Ministro de Relaciones Exteriores de Argentina, Jorge Faurie, en Buenos Aires, Argentina, el 4 de febrero de 2018.

Una sociedad dividida y sumida en penurias, un ejército nacional sin capacidad operativa y un proceso de infiltración de capitales y elementos militares extranjeros, parecen la antesala perfecta de eventos en los que Argentina pierda parte de su integridad territorial. Referencias oficiales no faltan: el rabino Sergio Bergman, ministro de Medio Ambiente y Desarrollo Sustentable, ha profetizado hace pocos meses que la Patagonia, como “tierra prometida, debe ser partida y repartida”.
Conclusiones provisorias

El diseño del colapso argentino no tiene una meta única, ni tampoco una conducción unificada. El plan tampoco tiene los resultados asegurados. Su evolución está vinculada con la evolución de otro conjunto de ofensivas en la región: el lawfare contra Lula y el resto de los líderes populares de América Latina, el cerco contra Venezuela y el despliegue militar imperialista en todo el continente, donde no se puede descartar el inicio de una guerra genealizada.

Por otro lado, los resultados finales tienen que superar la prueba de fuego que ninguna conspiración puede anticipar: la reacción de la gente y las organizaciones populares, el impacto imprevisible que tiene en la historia un conjunto de eventos encadenados.

América Latina está bajo asalto. De la conciencia y movilización de sus pueblos depende la defensa de sus territorios y su libertad.