Bolsonaro: vientos fascistas en América Latina

Las elecciones de Brasil, con dos candidatos en las antípodas ideológicas, también parecen echar por tierra la vieja noción de que en el país prima la búsqueda de acuerdos en pos de la estabilidad y la convivencia.

El candidato de la ultraderecha despliega a sus 63 años una fuerte devoción por las redes sociales, que le han permitido empatizar con un buen número de electores jóvenes. El crecimiento de las redes de Bolsonaro en el último año fue exponencial: de 4 millones y medio de seguidores.

El presentarse como un candidato antisistema, al mejor estilo Donald Trump y a pesar de ejercer como diputado en forma ininterrumpida desde el año 1991, se completa con una exitosa estrategia de victimización dada por las condiciones inusuales en que desarrolló el tramo final de la campaña. Dicha modalidad le dio amplio resultado a Bolsonaro: solamente en Instagram, el candidato casi duplicó en apenas 1 mes el número total de seguidores (de 2,5 millones pasó a 4,6 millones).

Una campaña hipermediática basada en un diseño de ingeniería de la comunicación, con las apariciones públicas del candidato del PSL se desarrollaron puertas adentro de un hospital. Mostrándose como una víctima y el salvador de Brasil. En el 2016 abrazó la fe evangélica para sumar de esa forma a los fieles de esa religión que se calcula abarca al 20% de la sociedad brasilera.

Brasil en el umbral de un gobierno fascista que influirá en la región. Jair Bolsonaro, ex militar, que fue por 25 años diputado oscuro y desapercibido en el Parlamento, que dos de sus hijos también son diputados, que denigra a homosexuales, mujeres, pobres, negros, que justifica la tortura como método en los interrogatorios , que exalta a la Dictadura Militar que se impuso en su país entre 1965 y 1985 y que autoriza a matar a los delincuentes sin contemplaciones, todo indica que sería el próximo presidente de Brasil.

Los mercados financieros se han expresado exultantes por los resultados electorales en Brasil y han subido los principales bonos brasileros, como es el caso del Bovespa. El futuro ministro de economía de Bolsonaro, en caso de que gane las elecciones, Pablo Guedes ya ha señalado los principales objetivos económicos de su gestión: bajar la deuda pública vía privatizaciones y concesiones al sector privado, reducir el déficit fiscal atacando el sistema jubilatorio y ajustando el Estado.

La descomposición ideológica de la izquierda brasileña, sumida en escándalos de corrupción es uno de los factores que han generado un escenario propicio para el fascismo. En Brasil el LavaJato puso contra la pared a altísimos funcionarios, cambistas, banqueros y empresarios por negociados ilícitos. Lo que quedó al descubierto una red institucional de estafas en la administración del PT.

La izquierda, disfrazada o no, es populista y no logró torcer un antiguo sistema de prebendas, arreglos espurios, decisiones injustas. Junto con el PT participaron del saqueo casi todos los otros partidos políticos y gran parte de los congresistas.

En un sólo salto se pasó del extenso apoyo a Lula y su gente a Bolsonaro que usando las redes sociales supo aprovechar el descontento de la gente. Sin escrúpulos de ninguna naturaleza Bolsonaro y su gente se movilizaron vertiginosamente en las redes sociales y en la creación de fake news.

El bombardeo virtual es constante con un diseño de comunicación mediática que supera la realidad, con más de 1000 posteos diarios. La página de Facebook del nuevo pretendiente al máximo poder superando los 7 millones de seguidores y en Instagram es seguido por casi 4 millones de simpatizantes.Deja al PT por el suelo, con un agregado y es que su líder máximo está detrás de la rejas y no saldrá en libertad por un buen tiempo.

Bolsonaro no ha dejado de atacar y desprestigiar a la prensa, al periodismo que no le es favorable o son críticos a lo que representa. Lo acompaña como futuro vicepresidente el ex-general Hamilton Mourao, que supo defender a los torturadores de la Dictadura Militar brasileña. Mourao no utiliza el término “golpe de Estado” el de 1964 sino que lo califica como “Movimiento”. Los militares brasileños siempre han funcionado como un “partido de uniforme”, decidido a todo, si hiciera falta.

Bolsonaro ha sostenido conversaciones privadas con Piñera, estableciendo acuerdos en un eventual gobierno de Brasil. El ABC podría volver a formar parte de un eje de influencia en América Latina, en directo beneficio de los interés económicos de la derecha. Onyx Lorenzoni (64), el hombre fuerte de Jair Bolsonaro, admirador de Pinochet y del modelo neoliberal impuesto en Chile, ha manifestado que una de las primeras actividades de Bolsonaro como presidente, será reunirse con Piñera y Macri.

Desde el hospital después del oportuno atentado, Bolsonaro a usado potencialmente las redes sociales, cosechando un fuerte apoyo entre el segmento etario más joven. Con una juventud que cada vez consume menos televisión, desconoce los diarios y mucho menos lee la prensa de izquierda. La campaña por intermedio de WhatsApp, una red con alta penetración y gran posibilidad de segmentar la llegada, da cuenta de las nuevas dinámicas de la comunicación política. es mucho más que una buena campaña de marketing, está la utilización de la criptografía y el bombardeo de noticias falsas, en una “guerra híbrida” donde intervienen técnicas militares que crean un ambiente de “disonancia cognitiva”. Por otra parte, emergieron denuncias que señalan que el financiamiento de esta campaña sucia de propaganda proviene de empresarios brasileños, que viola la ley electoral del país, al tratarse de donaciones no declaradas.

“Brasil no es un país cordial; es un país violento, con una exclusión social enorme y una de las mayores concentraciones de renta del mundo. Todo esto hace su cotidiano agresivo, de confrontación”, dice el sociólogo brasileño Mauricio Murad.

Anuncios

Autor: TV NOTICIA AITUE

...parte de esa cultura de vida y dignidad de nuestros pueblos.-

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s