La lucha revolucionaria en el Chile de hoy

El dogmatismo de esa izquierda pragmática que se sitúa dentro de una marginal participación, con un relativo protagonismo real en el que hacer desde el tejido social. El materialismo histórico desarrollado por Marx y Engels, se caracterizó por ser una teoría con rigor científico, creativa e innovadora, elementos necesarios para lograr un análisis riguroso de la realidad social. Sin embargo, durante el siglo XXI ese dogmatismo de la vieja escuela militante de la izquierda revolucionaria chilena. Que hoy busca instalar un discurso desde el Olimpo, planteando una rearticulación del MIR que no se gesta desde abajo, sino desde el voluntarismo de unos pocos que con legítimo derecho aspiran a la refundación del Movimiento de Izquierda Revolucionaria.

Radio TV Liberación participó desde la disciplina consciente revolucionaria en este proceso de rearticulación, optando por un camino propio de construcción de la izquierda revolucionaria. Dejando claro que rechazamos todas esas prácticas sectarias y de carácter estalinistas.

A los compañeros del denominado MIR rearticulación, jamás los podríamos ver como enemigo y mucho menos descalificar, ignorando su existencia y al final somos parte de esa misma identidad de la matriz histórica del mirismo.

La dialéctica y la lucha de clase nunca han sido exclusividad del marxismo. Fue el mismo Marx que lo dejo claro en una carta dirigida a Joseph Weydemeyer el 5 de marzo de 1852,

“(…) Por lo que a mí se refiere, no me cabe el mérito de haber descubierto la existencia de las clases en la sociedad moderna ni la lucha entre ellas. Mucho antes que yo, algunos historiadores burgueses habían expuesto ya el desarrollo histórico de esta lucha de clases y algunos economistas burgueses la anatomía económica de éstas. Lo que yo he aportado de nuevo ha sido demostrar: 1) que la existencia de las clases sólo va unida a determinadas fases históricas de desarrollo de la producción; 2) que la lucha de clases conduce, necesariamente, a la dictadura del proletariado; 3) que esta misma dictadura no es de por sí más que el tránsito hacia la abolición de todas las clases y hacia una sociedad sin clases (…)”.

Cuando se habla de la caracterización del periodo, se tiende a caer en una mirada dogmática que nos aleja de la realidad y ajena a los nuevos actores de este tiempo.

En El Capital, Marx expuso su crítica a la economía clásica. A partir de la crítica a la teoría ricardiana del valor, Marx resolvió el problema que había llevado a esta a la ruina: la imposibilidad de conciliar el intercambio recíproco entre el capital y el trabajo con la teoría ricardiana de la determinación del valor por el trabajo.

Este Chile de hoy sumido en la economía de mercado, con una juventud que ven en estos viejos militantes la cultura de la derrota. No hay un hilo conductor gestado desde la participación colectiva, todo se decide desde el Olimpo entre tres participantes y sumando a dos o tres más divinos, que imponen desde un imaginario un trabajo político. No hay espacio para la discusión ideológica y la necesaria autocrítica revolucionaria.

Marx entregó su gran aporte científico: la teoría de la explotación y la lucha por el comunismo en tanto que abolición de la sociedad de clases capitalista, y por tanto de la lucha de clases. Entregando las herramientas que nos permitan construir y organizar la lucha de los pueblos.

Hoy existe un nuevo lenguaje dentro de un contexto histórico, donde han surgido nuevas realidades sociales.

Radio TV Liberación trato de establecer un debate ideológica, lo cual resultó infructuoso al interior del denominado MIR rearticulación. En la época de la reintalacion burguesa dentro de esta sociedad de mercado, el marxismo que se propone la superación revolucionaria del capitalismo se encuentra en deuda con el movimiento obrero y popular. No basta con Lenin, Trotsky, Gramsci y Luxemburgo en sí mismos.

Hay sectores que buscan la conciliación de la lucha de clase, que su accionar sólo se limita dentro de la institucionalidad y no ha desbordar las estructuras del poder del Estado.

Es necesario desde la premisa histórica del marxismo, avanzar hacia una nueva mirada de la izquierda, unida a la lucha de clase.

La teoría marxista en el siglo XXI tiene y debe ser analizada con rigor científico la especificidad histórica de las democracias parlamentarias y el Estado capitalista. Debe analizarse la contradictoria relación entre las direcciones políticas y las bases organizadas por estas. Debe analizar la especificidad histórica, sociológica y política de las burocracias sindicales. Es fundamental entender que piensan los colectivos revolucionario de jóvenes, que se organizan desde sus propias realidades, aprender de ellos y los viejos militantes ser más humildes y respetar a estas nuevas generaciones. No tratar de imponer determinadas conducción política, de una izquierda revolucionaria derrotada.

Desde Radio TV Liberación hemos tratado de dar esa discusión al interior del denominado MIR rearticulación, debemos reconocer nuestro fracaso, creemos que sólo así se avanzará en la construcción del partido de los trabajadores, con los jóvenes que se propongan la lucha por el socialismo y estén preparados para responder a los problemas estratégicos de nuestro tiempo. Usando desde la Resistencia todas las formas de lucha revolucionaria.

Anuncios