El PC y el FA hacia una coordinación con vista a las próximas elecciones.

Mientras la derecha logra empoderada su proyecto político de mercado, articulando una coordinación en la región. Los partidos políticos con representación parlamentaria de oposición, firman un acuerdo político de alianza imponiéndose la estrategia del PC y el FA.

El PC y el FA hacia una coordinación con vista a las próximas elecciones.

Al interior del FA los sectores de “izquierda” que aún creen posible, un espacio de participación en la toma de decisiones políticas de esta coalición progresista. El acuerdo político de las bancadas parlamentarias, dejan en evidencia los verdaderos objetivos de sus líderes.

La ausencia de una izquierda revolucionaria, de un proyecto político que levante las banderas históricas de lucha de clase. Obedece principalmente a una incapacidad política, de autocrítica consciente que supere las divisiones internas, al natural recambio generacional de los cuadros políticos.

El MIR continúa siendo un proyecto revolucionario vigente, serán esas nuevas generaciones rebeldes las que hoy tienen ese desafío histórico del presente.

Los vendedores de humo en el último tiempo han hablado de rearticulación, del año de la consolidación de una supuesta coordinación del MIR. A no confundirse y engañarse con discursos de personas que utilizan el legítimo anhelo de reconstruir al MIR. Sus objetivos obedecen a intereses personales en algunos casos, en otros en busca de una legitimidad política.

Debate mirista es un espacio abierto de discusión política, sin ninguna representación orgánica o corporativa.

Miramos el legado histórico rojinegro de lucha, con vista a la esperanza dejando atrás la cultura de la derrota, aportando con la experiencia y nuestra responsabilidad histórica, sin buscar un protagonismo de conducción política. Sin descalificaciones personales o ataques político por las redes sociales.

Se hace necesario superar estas debilidades políticas, para enfrentar a la derecha populista y el fascismo que está ganando espacio y legitimidad entre la gente.

Asistimos al acomodo estratégico del PC, que ha retomado su participación dentro de los movimientos sociales, logrando eficazmente retomar la conducción de las movilizaciones. El acuerdo político de coordinación parlamentaria, es claramente una señal de alianzas de los partidos políticos progresistas y la centro izquierda chilena.

Anuncios