Uruguay: el viejo Julio la mirada crítica de un revolucionario

Agencia Informativa de la Resistencia

Montevideo 15 de mayo, en la noche de este martes, a las 22.00, falleció en Salto el histórico dirigente tupamaro Julio Marenales, con 89 años. Así lo confirmaron los dos sectores políticos que integraba: el Movimiento de Participación Popular (MPP) y el Movimiento de Liberación Nacional-Tupamaros (MLN-T).

.

“El viejo Julio nos enseñó que en la vida hay que hacer lo que se dice y vivir como se piensa. Hasta siempre compañero Julio Marenales”

El comité ejecutivo del MLN-T reveló incluso que según una declaración jurada que firmó Marenales antes de morir “es su voluntad que no se realice ningún tipo de velatorio con cuerpo presente, y que desea entregar su cuerpo a la ciencia”. También destacan que “no abandonó nunca sus principios”, y que fue un compañero “consecuente, austero, que con su entrega permanente nos ha enseñado el valor de la lucha y de no anquilosarse con lo establecido”. “Destacamos entre sus virtudes, el carácter revulsivo de sus ideas permanentemente y su pensamiento transgresor”, agregan.

Su nombre completo era Julio Ángel Marenales Sainz. Nació en Montevideo el 24 de enero de 1930 y comenzó temprano su militancia política: a los 16 años ingresó al Partido Socialista. Ya en la década del 60, formó parte del nacimiento de Coordinador, que luego daría lugar al Movimiento de Liberación Nacional-Tupamaros. Antes del golpe de Estado estuvo varias veces preso y fue luego uno de los nueves rehenes tupamaros.

Durante todo el periodo dictatorial, Marenales y sus compañeros de lucha se mantuvieron en la cárcel y no fueron liberados hasta el retorno a la democracia.

El guerrillero también fue uno de los responsables de la formación del Movimiento de Participación Popular (MPP) que se creó para unirse a la coalición de izquierdas, el Frente Amplio (FA).

Pese a la histórica relación entre Mujica y Marenales, en los últimos años se distanciaron e incluso semanas antes de su fallecimiento el extupamaro acusó al expresidente de ser “un showman internacional”.

Aunque mantenía diferencias con el rumbo de la política económica de Danilo Astori, más de una vez salió al cruce de quienes lo cuestionaban en el FA pero no presentaban planes alternativos. En una entrevista con la diaria, publicada en julio de 2010, polemizó por este tema con el Partido Comunista: “Los compañeros han expresado su disconformidad con la línea económica, pero ¿cuál es la propuesta alternativa? Nadie hasta ahora elaboró nada. Me atrevería a hacer una crítica a la política económica si tuviera en qué sostenerla. Pero eso hoy no existe, y hay que tener cuidado. No quiere decir que comparta punto por punto lo que se hace, pero hay que ser responsables políticamente. Ojo que no le tengo temor a nada, pero no soy irresponsable. Y hoy la verdad es que no tenemos elementos objetivos como para decirles a los compañeros del equipo económico, al equipo de Astori, que discrepamos con tal cosa y que pensamos que sería mejor tal otra”

«” Nosotros consideramos que tuvimos una derrota militar, no política. Si hubiera sido una derrota política, el movimiento hubiera desaparecido, como
desaparecieron otros en el continente. Nosotros, en la nueva época y a partir de
la salida de nuestros presos, iniciamos la reorganización del Movimiento y hoy, si bien es un movimiento pequeño, tiene incidencia importante en un
movimiento un poco mayor que se llama Movimiento de Participación Popular, originado en una convocatoria que hicimos los Tupamaros. Ese movimiento sacó en la última elección 130 mil votos, tiene cuatro diputados y dos senadores. O sea que desde el punto de vista electoral ha tenido un crecimiento interesante. No se trata que las soluciones de todos los problemas están en el Parlamento, aunque consideramos que es un frente más de trabajo político. Y
entendemos que tiene su importancia y que tiene que ser aprovechada esa presencia a nivel de la institucionalidad para desarrollar el trabajo en la
sociedad civil, en la organización de la gente. Nosotros tenemos decidido que nuestros parlamentarios no tienen que hacer un parlamentarismo encerrados entre cuatro paredes sino que tienen que estar afuera, en la calle, con la gente, que la gente los conozca, sepa quiénes son y les hagan llegar sus reclamos, sus necesidades, el discurso nos de arriba hacia abajo, sino al revés, de abajo hacia arriba.”»

«”Sin caer en el simplismo, en los ‘60 nosotros entendíamos que el problema era la toma del poder como fuere y ese era un elemento absolutamente esencial.
Seguimos considerando que el control del poder real, que no es sólo tener el gobierno, sino también tener control de las finanzas, de los medios de
producción y de las armas, pensamos que un gobierno popular es difícil que tenga ese control. Pero creo que antes nos parecía que llegando a la toma del poder político, las cosas podían avanzar con mucha más rapidez. Sin embargo, observando el fenómeno de la revolución nicaragüense o el fenómeno propio de la revolución cubana, vemos ahora que la cosa es mucho más difícil que lo que pudimos haber pensado en algún momento. Es una condición indispensable el
control del poder, pero no es absolutamente suficiente, porque el cuadro de situación también depende de las coordenadas de la situación mundial, de la situación hemisférica, incluso de lo que está pasando con nuestros vecinos. Por eso pensamos cada vez más que hay que hacer una lucha conjunta y para nosotros, los Tupamaros, tan importante como lo que pasa en Uruguay, es loque pasa en América latina.”»

Los últimos años de su vida los pasó en Salto, junto a su esposa, y cada tanto opinaba desde el norte sobre la política nacional. Cuando en 2013 renunció a la orgánica partidaria, explicó así los motivos de su alejamiento: “Básicamente, lo hago porque tengo 83 años y dediqué 67 a la política. Me parece que es bastante. No me voy a alejar del todo. Tampoco me voy a quedar quietito callado, voy a seguir opinando”.

“«…soy un híbrido, es decir no soy auténticamente un proletario. He vivido del trabajo que hice con mis manos, pero mi casa siempre estuvo llena de libros. Sí tuviera memoria sería un erudito. Actualmente leo cuatro horas por día. Reflexiono y se lo digo a mis compañeros: la Universidad formó a todos los que nos gobernaron hasta ahora. Es la Universidad del sistema, no es revolucionaria. Nuestros profesionales son parte del sistema, hubo una época donde los intelectuales y profesionales fueron de izquierda, luego hubo un cambio donde querían ser ascépticos y creo que hoy retomamos por la senda del compromiso.”»

Anuncios

Autor: TV NOTICIA AITUE

...parte de esa cultura de vida y dignidad de nuestros pueblos.-

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s