La dualidad oportunista del partido comunista chileno

COAPO

En la primera semana de abril, en Lima se llevó a lugar un encuentro de partidos comunistas de América Latina. Habían pasado 43 años de la última reunión continental en La Habana de junio de 1975, en un contexto histórico de regímenes dictatoriales en la región.

El encuentro de Lima quedaron en evidencia la crisis ideológica del partido comunista chileno, representado en la reunión por Juan Gajardo Encargado Nacional de Organización, miembro de la Comisión Política del PCCH.

Los comunistas chilenos por intermedio de Gajardo, durante los tres días del encuentro se enfocó en defender el legado de Michelle Bachelet. A justificar la alianza política con el PDC y la proyección de la NM. Con una postura cercana al Polo progresista del Foro de Sao Paulo, donde predomina los lineamientos socialdemócrata.

Si bien, criticaron el modelo neoliberal y compartieron las posturas de los demás representantes comunistas. 

 

En el referido encuentro de partidos comunistas, se podría decir que fue un intento serio de unificar criterios políticos en la región. Con una contradicción de fondo representada por la dualidad del partido comunista chileno.

«” Los compañeros del Partido Comunista de México, a través de su publicación, ha dado a conocer un hecho de importancia. Después de 45 años, se ha realizado la reunión de Partidos Comunistas de América Latina. Si bien, al parecer, no están todos los partidos de los países latinoamericanos, el encuentro sin duda es un avance en el necesario reagrupamiento de las fuerzas de izquierda en momentos de un incremento de la agresividad del imperialismo yanki. Sin embargo hay contradicciones de fondo en dicho encuentro, las cuales fueron expuestas en el encuentro por el partido comunista mexicano.


http://www.comunistas-mexicanos.org/partido-comunista-de-mexico/2182-importante-y-trascendental-iniciativa-de-los-comunistas-peruanos 


Desde la posición  chilena, en cuanto al comportamiento del Partido Comunista de Chile, la verdad es que no calza las resoluciones del Encuentro Continental con la práctica, reciente, la táctica y la estrategia defendida por el PC de Chile. 


Es así, en el encuentro se hace un ataque a las fuerzas socialdemócratas que se define como defensoras del capitalismo en Chile; el Partido Comunista, desde comienzo de los 90s busco una alianza con la concertación, son las mismas fuerzas socialdemócratas que el encuentro se critica, pasando por pactos por omisión para luego ser parte del gobierno en la Nueva Mayoría. Es más, no hace muchos, el Partido Comunista a través de uno de sus máximos dirigentes señalaba que el Partido Comunista tenía una coincidencia estratégica con la Democracia Cristiana Chilena y en la actualidad han señalado que para la configuración de una nueva alianza progresista amplia es indispensable el concurso de la Democracia Cristiana. Tanto los partidos socialdemócratas chilenos como la democracia cristiana criolla no sólo ha defendido el capitalismo en Chile, sino que han sido los pilares fundamentales en la consolidación del neoliberalismo en nuestro país. Han sido estos los pilares que han sido permanentemente agresivos con los procesos populares y revolucionarios de Venezuela y Cuba y que han llamado insistentemente en desconocer y tratar de derrocar al gobierno de Nicolás Maduro apoyando una posible intervención Norteamérica.


Esa inconsistencia del Partido Comunista de Chile, de tener una posición a nivel internacional y otra diferente a nivel nacional puede ser considerado, con justa razón, no tan sólo una muestra de una profunda contradicción político-ideológica no resuelta sino también por un claro oportunismo. Desde los medios institucional del PCCH se han limitado a reproducir un comunicado oficial, sin abordar los temas tratados en el encuentro. 


La rearticulación de espacios de convergencia de las fuerzas revolucionarias que adquieren al marxismo-leninismo, es su multiplicidad de expresiones, debe ser en torno a la coherencia entre lo que se dice y con lo que se hace de lo contrario el esfuerzo desplegado por quiénes legítima y honestamente hacen los esfuerzos, y que abrazan objetivos revolucionarios genuinos caerán indefectiblemente en el vacío y en la acumulación de documentos sin que ellos conduzcan al proletariado a la revolución de los conflictos “»

Hoy el mismo partido comunista chileno, que en la reunión de Lima se manifestaba contrario a los tratados de libre comercio impulsados desde el fondo Monetario, votando  a favor en el Congreso para actualizar el TLC, favoreciendo a las empresas canadienses en la explotación minera. 

Hoy el PCCH busca retomar su influencia en los movimientos sociales, estudiantiles y ampliar sus alianzas con sectores que se definen ideológicamente de izquierda. 


.

Anuncios