Beatriz Sánchez y el FA “Usted no es na’, no es chicha ni limoná”.

Radio TV Liberación Miguel Enríquez

Beatriz Sánchez digamos las cosas por su nombre: junto a los dirigentes del Frente Amplio son los rabúlas de la política dominante en Chile. Son unos mercenarios que buscan lucrar con la esperanza del pueblo. Hay que decir claramente, hasta el momento de tu aclaratoria declaración en relación a los asuntos internos de Venezuela, se podría otorgar el beneficio de la duda razonable de las buenas intenciones. Bien decía nuestra Violeta, los cielos están plagado de buenas intenciones, mientras en la tierra este Chile limita al centro de la injusticia.

Tu y tus amigos del FA cultivan un conocido discurso oportunista, revestido de un progresismo que enmascara sus propios intereses, donde jamás estarán presentes las demandas estructurales de cambios del sistema económico.
Beatriz Sánchez hay que reconocer tus habilidades comunicacional, para instalar un mensaje feminista al mejor estilo de Michelle Bachelet. Sumado al discurso de la vida buena, que no son otra cosa, que cantos de sirenas.

Intentemos descifrar el enjambre de los hilos que mueven a los progresistas y la centro izquierda reformista, desde la realidad concreta dar una lectura a sus objetivos políticos de administración del capitalismo.

En los últimos meses se han producidos más de un acomodo estratégico de las fuerzas políticas, asimismo hemos asistido a un orquestado escenario de posicionamiento al interior de la mesa nacional del Frente Amplio.

La reciente alianza Unidad por el Cambio compuesta por: Partido Comunista, Partido Progresista, y la Federación Regionalista Verde de los ex DC Jaime Mulet y el cuestionado patriarca de Coquimbo, el DC Pedro Velásquez un conocido anticomunista en la IV Región, una figura conocida en la zona, ya que entre 1992 y 2006 fue el alcalde de la comuna de Coquimbo, y fue destituido por malversación de fondos, y mantener una deuda de $283 millones.

«El Frente Regionalista Verde compuesto por la fusión entre Fuerza Regional y Popular (creado por Jaime Mulet ex presidente de la DC y ex aliado de Adolfo Zaldivar. Fue también presidente del PRI hoy aliado de Piñera). Frente Regional Norte Verde (creado por ex militantes de la Nueva Mayoría), Movimiento Independiente Regional Agrario y Social (creado por la ex DC Alejandra Sepúlveda y los ex PPD Esteban Valenzuela y Aníbal Pérez) y Somos Aysen fundada por el ex RN Antonio Horvath).»
Toda una amplia muestra del travestismo político chileno.

La coalición Unidad para el Cambio desde su bancada de 15 diputados, han logrado instalar un nuevo escenario al interior del FA, estableciendo un acuerdo político y programático, que está inclinando la correlación de fuerzas al interior del Frente Amplio. Los ejes centrales de acuerdo es la plataforma del Buen Vivir, que han impulsado los alcaldes de Recoleta y Valparaíso.
Las próximas elecciones municipales son el botín a repartir entre los denominados sectores progresistas y la centro izquierda.
El Partido Comunista busca capitalizar las demandas sociales, retomar su presencia y conducción política en las movilizaciones. Posicionar a su candidato presidencial a corto plazo, acá Beatriz Sánchez estaría en desventaja ante su escasa base social-política.

Intentemos descifrar el espectro político del Frente Amplio compuesto por:

Revolución Democrática (con ex integrantes de la Concertación y del PPD), Partido Humanista, el Partido Poder (compuesto por asesores de las campañas presidenciales de Bachelet, Parisi, Marcel Claude, Alfredo Sfeir), el Partido Igualdad (ex Surda) que pretenden desde adentro instalar un discurso de izquierda, los Ecologista Verde y Partido Liberal (ex Chile Primero) todos dentro de la legalidad y la constitución heredada de Pinochet.

Un caso singular es el Movimiento Democrático Popular impulsado por Ukamau para posteriormente ser descartado políticamente por sus dirigentes, quienes levantan una super estructura orgánica llamada Pueblo Libre.
El MDP quedaría integrado por una fracción de la Izquierda Cristiana, La Izquierda Anticapitalista Revolucionaria y Movimiento Socialista Allendista. Hoy está coalición la cual nunca logró ser reconocida en la Mesa Nacional del FA, se encuentra fracturada y enfrentada a divisiones.

El Partido Poder e Izquierda Autónoma (ex Surda) se fusionaron para crear el Partido Comunes. Acá nos perdemos todos y se hace imposible, tener una lectura política de esa izquierda sin identidad y que sólo busca justificar sus propios errores.

El Movimiento Autonomista (ex Izquierda Autónoma), Socialismo y Libertad (ex FEL), Izquierda Libertaria (FEL), y Nueva Democracia (compuesta por Unión Nacional Estudiantil, Fundación Emerge y el ex dirigente sindical y ex PC Cristián Cuevas) se fusionan y crean el Partido Convergencia Social. Será que el fin justificaría las ambiciones personales de ciertos personajes.

También lo componen el Movimiento Democrático Progresista formado por ex militantes del Partido Progresista.

En los inicios se conformó Convergencias de Izquierda compuesta por: Nueva Izquierda, Movimiento Amplio de Izquiera (MAIZ), Acción Socialista Allendista (ASA) y Partido de Izquierda. Todas estas facciones en su mayoría son desprendidos del Partido Socialista. Luego ingresan al Movimiento Autonomista.
Las fuerzas políticas se acomodan según el favor del viento. Mientras la derecha logra posicionarse con su proyecto político, dando el espacio para instalar en el escenario político al fascismo, al estilo Bolsonaro en Chile.

Beatriz Sánchez de estos temas evita referirse y mucho menos emite su opinión política. Más bien con un discurso demagógico, de palabras sacro santa con un barniz de supuesta identidad de izquierda.
Bien decía Víctor Jara: ” Usted no es na’ ni chicha ni limoná ” está canción le calza bien el poncho a Beatriz y los amigos del FA.

Beatriz en sintonía con varios de los dirigentes del FA, se han alineado con Norteamérica y los gobiernos satélites del Grupo de Lima, quedando en evidencia donde están sus verdaderos intereses y compromisos.
Estos progresistas pretenden hacernos creer de una identidad de izquierda, que jamás han tenido y nunca tendrán.
Beatriz Sánchez no tiene la mínima calidad moral para referirse a Salvador Allende, a Víctor Jara y mucho menos a Miguel Enríquez. Ellos hubieran estado en primera línea defendiendo a Venezuela, combatiendo con firmeza al imperialismo norteamericano. Eso hace la gran diferencia de líderes políticos consecuentes y los mercenarios de los nuevos tiempos.
Es casi paradójico el FA no tiene una gran diferencia con el PDC, es una versión del mismo progresismo, que jamás cambiará las estructuras del poder político económico.

Es cierto que hay quienes creen y anhelan que desde el Frente Amplio, se generen los espacios de cambios. Es más ven en personajes como Beatriz o Daniel, un ideal de cambios revolucionarios. La realidad es que sólo aspiran a lo sumo humanizar la denominada economía de mercado. Administrando el modelo económico neoliberal.
Retrotrayendo la mirada, podemos ver una suerte de tradición del progresismo, que se divide, se lanzan acusaciones y descalificaciones que parecieran ser irreconciliables. Al tiempo reencontrarse uniéndose por conveniencia, creando frentes electorales unos tras otros para luego crecer y después volver a dividirse, acusarse, unirse crear frentes electorales y volver a crecer para luego volver al separarse. Es toda una diseñada puesta en escena, con un libreto bien conocido.

Estas unidades amplias son casi siempre momentáneas y débiles mientras cada uno de los componentes trata de hegemonizar la conducción, ni pensar en una moral revolucionaria y mucho menos, no anteponer sus propios intereses personales. Son una manada de cachorros sedientos de poder político, la mayoría de estos dirigentes pertenecen a la capta burguesa que han tenido los privilegios de la educación de su clase.

Anuncios

La dualidad oportunista del partido comunista chileno

COAPO

En la primera semana de abril, en Lima se llevó a lugar un encuentro de partidos comunistas de América Latina. Habían pasado 43 años de la última reunión continental en La Habana de junio de 1975, en un contexto histórico de regímenes dictatoriales en la región.

El encuentro de Lima quedaron en evidencia la crisis ideológica del partido comunista chileno, representado en la reunión por Juan Gajardo Encargado Nacional de Organización, miembro de la Comisión Política del PCCH.

Los comunistas chilenos por intermedio de Gajardo, durante los tres días del encuentro se enfocó en defender el legado de Michelle Bachelet. A justificar la alianza política con el PDC y la proyección de la NM. Con una postura cercana al Polo progresista del Foro de Sao Paulo, donde predomina los lineamientos socialdemócrata.

Si bien, criticaron el modelo neoliberal y compartieron las posturas de los demás representantes comunistas. 

 

En el referido encuentro de partidos comunistas, se podría decir que fue un intento serio de unificar criterios políticos en la región. Con una contradicción de fondo representada por la dualidad del partido comunista chileno.

«” Los compañeros del Partido Comunista de México, a través de su publicación, ha dado a conocer un hecho de importancia. Después de 45 años, se ha realizado la reunión de Partidos Comunistas de América Latina. Si bien, al parecer, no están todos los partidos de los países latinoamericanos, el encuentro sin duda es un avance en el necesario reagrupamiento de las fuerzas de izquierda en momentos de un incremento de la agresividad del imperialismo yanki. Sin embargo hay contradicciones de fondo en dicho encuentro, las cuales fueron expuestas en el encuentro por el partido comunista mexicano.


http://www.comunistas-mexicanos.org/partido-comunista-de-mexico/2182-importante-y-trascendental-iniciativa-de-los-comunistas-peruanos 


Desde la posición  chilena, en cuanto al comportamiento del Partido Comunista de Chile, la verdad es que no calza las resoluciones del Encuentro Continental con la práctica, reciente, la táctica y la estrategia defendida por el PC de Chile. 


Es así, en el encuentro se hace un ataque a las fuerzas socialdemócratas que se define como defensoras del capitalismo en Chile; el Partido Comunista, desde comienzo de los 90s busco una alianza con la concertación, son las mismas fuerzas socialdemócratas que el encuentro se critica, pasando por pactos por omisión para luego ser parte del gobierno en la Nueva Mayoría. Es más, no hace muchos, el Partido Comunista a través de uno de sus máximos dirigentes señalaba que el Partido Comunista tenía una coincidencia estratégica con la Democracia Cristiana Chilena y en la actualidad han señalado que para la configuración de una nueva alianza progresista amplia es indispensable el concurso de la Democracia Cristiana. Tanto los partidos socialdemócratas chilenos como la democracia cristiana criolla no sólo ha defendido el capitalismo en Chile, sino que han sido los pilares fundamentales en la consolidación del neoliberalismo en nuestro país. Han sido estos los pilares que han sido permanentemente agresivos con los procesos populares y revolucionarios de Venezuela y Cuba y que han llamado insistentemente en desconocer y tratar de derrocar al gobierno de Nicolás Maduro apoyando una posible intervención Norteamérica.


Esa inconsistencia del Partido Comunista de Chile, de tener una posición a nivel internacional y otra diferente a nivel nacional puede ser considerado, con justa razón, no tan sólo una muestra de una profunda contradicción político-ideológica no resuelta sino también por un claro oportunismo. Desde los medios institucional del PCCH se han limitado a reproducir un comunicado oficial, sin abordar los temas tratados en el encuentro. 


La rearticulación de espacios de convergencia de las fuerzas revolucionarias que adquieren al marxismo-leninismo, es su multiplicidad de expresiones, debe ser en torno a la coherencia entre lo que se dice y con lo que se hace de lo contrario el esfuerzo desplegado por quiénes legítima y honestamente hacen los esfuerzos, y que abrazan objetivos revolucionarios genuinos caerán indefectiblemente en el vacío y en la acumulación de documentos sin que ellos conduzcan al proletariado a la revolución de los conflictos “»

Hoy el mismo partido comunista chileno, que en la reunión de Lima se manifestaba contrario a los tratados de libre comercio impulsados desde el fondo Monetario, votando  a favor en el Congreso para actualizar el TLC, favoreciendo a las empresas canadienses en la explotación minera. 

Hoy el PCCH busca retomar su influencia en los movimientos sociales, estudiantiles y ampliar sus alianzas con sectores que se definen ideológicamente de izquierda. 


.